martes, 29 de diciembre de 2009

FILOSOFIA TILINGA, Y SOMBRILLA MARCA TAIWAN

  La filosofía tilinga se pone una vez mas a prueba, los veranos se prestan para estas cosas, el mercado de “la literatura cacerola” se pone en marcha y las mesitas de luz de los pequibur, se llenan de literatura berreta como “Billetera mata galán” del filosofo critico Jacobo Winograd, “El Dueño” del post modernista Luisito Majul y el futuro “best sellers” del “Negro” González Oro, titulado “Radiografía de mi país, la Argentina que me duele”.

  Evidentemente, esto nos lleva a reflexionar la bajeza intelectual de una porcion de la clase media, la misma que se jacta de formar parte de esa famosa  sociedad descendiente de la cultura occidental , con el olor a “bosta” Agrícola- Ganadera.

  Los lectores “tilingos” se caracterizan por ser, “seres fetichistas” en otras palabras, seres necesitados de algún objeto mágico, cuya efectividad no pueda ser explicada por lo racional, que les sirva o los ayude de alguna forma a resolver su falta de entendimiento de lo que en verdad es un “ser social”. De esta forma, recurren a los sociólogos de la mágica televisión, o a los escritores “famosos de la TV”, que te cuentan en sus novelas un mundo tergiversado, dado que se dedican a contar lo coyuntural, sin trazar un hilo histórico correspondiente , que demuestre empíricamente, que sus tesis apuntan a algo verídico.


   Me refiero entonces, que la tilinguinada culta, pasa a consumir un “objeto”, el cual se los  venden un par de vivos, esta mercancía mágica donde les hacen creer que esta repleta de libertad, autonomía, voluntad, responsabilidad, etc, etc. No es más que un símbolo vacío, un recipiente donde las intimidades de alcoba, son puras fantasías. Y donde queda una vez mas en claro que la moral de la clase media tilinga, es pisoteada por los mercaderes de la desinformación y los chismes de peluquerías.


  Por tal motivo, es importante para disfrutar de las vacaciones, no consumir estas pesadillas pseudos filosóficas, y si por esas casualidades ya compro algunos de estos libros y se arrepiente de haberlo hecho, puede remediar el error llevándolo a la playa para sostener el equilibrio de la reposera eso si después de usarlo, tirelo en el tacho de la basura, no valla a contaminar el medio ambiente.





2 comentarios:

la otra dijo...

en un todo de acuerdo menos en la "chatura individual de la clase media", por que casi todos los que estamos en los blogs somos del medio pelo, que le vamos a hacer y la clase media es profundamente heterogenea y hay de todo como en botica. Se lee poco. Es verdad. Pero quien si nosotros los de la clase media somos los que leemos y leermos de todo. creo.Yo hoy puedo humillar por que estoy leyendo el Ulises, chupate esa mandarina. Ja.

OMAR MENDOZA dijo...

Jajajaja, Fijate ahora, se entiende a quien va dirigido, o no? Gracias por tu correccion, saludos