martes, 10 de enero de 2012

Silencio por favor, Scioli veranea........

  El gobierno de la provincia de Buenos Aires, a través del subsecretario de Relaciones con la Comunidad, correspondiente a Jefatura de Gabinete, Carlos Gianella comunicó la implementación de una pulsera color naranja para ser utilizada por los niños y niñas que concurran a las playas de la costa bonaerense.


  Esta modalidad la cual se cree a priori será efectiva, en caso de extravío de algún menor, en la zona veraniega, no es más que una modalidad de tinte “racional individualista”, una forma de querer cambiar la metodología tradicional de los aplausos solidarios que culturalmente ya están implementados dentro del corazón mismo del pueblo.

  Quizá, en este caso la crítica se enrola tras la forma, debido a que el tema de fondo, podría resolverse con la implementación de políticas más eficientes. Es aquí donde se abren dos brechas que caracterizan al gobierno de Scioli; por un lado la búsqueda de la ruptura tradicional, dejar de lado las costumbres y tradiciones culturales ya implementadas, me refiero a las acciones solidarias arraigadas, que surgen de forma espontánea, como por ejemplo: “el clásico aplauso”.

  Por el otro lado, la implementación de incorporar un parche a los problemas, convirtiéndose en un timorato a la hora de definir las políticas de fondo, por medio a la critica del establishment.

  Son horas de definiciones en torno a lo político, por lo tanto, me parece que es hora que el Gobernador Daniel Scioli deje de hacer gestos políticos, pensando en que dirá Mariano Grondona y se decida a realizar políticas concretas que tengan que ver con la cultura del pueblo de la Provincia de Buenos Aires, que no es la misma cultura individualista que caracterizan a los porteños.